Debido a la falta de especialistas y equipamiento en el hospital de Cihuatlán, siguen muriendo personas que no reciben oportuna atención. En los traslados por carretera a Manzanillo aumenta la cifra de víctimas fatales.

Uno de los últimos casos es el de la señora Félix Zúñiga, que la noche del sábado recién pasado sufrió un accidente cuando viajaba en su cuatrimoto Honda 500 sobre la avenida Ocampo, en la cabecera municipal, sufriendo traumatismo craneoencefálico. En el hospital de Cihuatlán poco pudieron hacer para salvarla.

Hace un par de días, otra víctima falta fue el taxista conocido como “Nene” Cisneros, quien  arribó en su vehículo a las puertas del hospital. Momentos después murió debido a las lesiones que le provocó un arma punzocortante.

Los últimos presidentes municipales, Jesús Huerta y Fernando Martínez, han insistido ante las autoridades estatales en terminar la construcción y equipamiento del hospital semi construido en la avenida Aquiles Serdán, en un terreno donado por la comunidad ejidal.

Los años y meses pasan, acumulando casos de cihuatlenses que pierden la vida por la falta de una oportuna y efectiva atención médica. Los traslados en ambulancia a Manzanillo, en ocasiones, anticipan la inevitable muerte. (13 Abril 2016)