Las primeras batallas de «Los Cuinis»

Pese a la «Operación Milenio» que emprendió la DEA (Administración para el Control de Drogas, por sus siglas en inglés) en 1999 en contra de Los Valencia, también conocidos como «Los Cuinis», el negocio siguió prosperando.

La única diferencia es que el Cártel del Milenio fue más reconocido tanto por los grupos criminales rivales, como por los medios de comunicación. Y las batallas no tardaron en llegar.

Desde el 2001, empezaron a pagar el precio por tratar de controlar las operaciones de tráfico de drogas en Nuevo Laredo y Reynosa, Tamaulipas, plazas tradicionales del Cártel del Golfo. A esto se le sumó que Osiel Cárdenas Guillén empezó a interesarse por la plaza michoacana.

En esta guerra varios de los socios de Los Valencia decidieron cambiar de bando y trabajar para el Cártel del Golfo, por temor a la violencia de «Los Zetas».

Uno de ellos fue Marco Antonio Madrigal Díaz «Tony Madrigal», quien fuera Secretario de Seguridad Pública del Municipio de Aquila, Michoacán, con el Alcalde Mamés Eusebio Velázquez Mora, quien gobernó la localidad de 1996 a 1998.

Ambos fueron ejecutados en López Mateos, al cruce con la Avenida Conchita, a finales de 2002.

De acuerdo con la versión de un informante, Madrigal Díaz fue asesinado en represalia por la ejecución del ruso Víktor Válery Ivanov Ivanova, ocurrida en un Toks de Guadalajara. El hombre era el enlace de un grupo de traficantes colombianos y antes de llegar a México estuvo en Panamá, Perú y Ecuador.

Otra de las ejecuciones relevantes fue la de Edelio López Falcón, alias «El Yeyo». Sin embargo, hubo dos versiones del hecho.

Por una parte, se especuló que habría traicionado a Osiel para unirse a Los Valencia y que éstos lo mataron al desconfiar de su lealtad; otra versión indica que fue el mismo líder del Cártel del Golfo quien lo mandó asesinar porque le quería disputar el liderazgo del grupo criminal.

«El Yeyo» fue asesinado el 6 de mayo del 2003 en un restaurante localizado en Golfo de Cortés y Tarascos, en el Fraccionamiento Monraz. Estaba acompañado por un hombre llamado Óscar Alejandro Coker Preciado o Coquet Preciado.

Una vez que desayunaron, al pagar la cuenta, dos hombres que se hicieron pasar por comensales se le acercaron por la espalda a «El Yeyo» y uno de ellos realizó varios disparos, acertándole dos en el cráneo.

«El Yeyo» traía en efectivo mil 260 dólares, 6 mil 200 pesos en moneda nacional y varias tarjetas de crédito. También le encontraron cinco teléfonos, una licencia de conducir y una tarjeta que lo acreditaba como residente permanente en Estados Unidos.

Una de las bajas importantes por parte de «Los Cuinis» fue la de Rodolfo Valencia Contreras.

Él era primo hermano de Luis Valencia y estaba vinculado con operaciones de droga en Michoacán. Fue ejecutado el 1 de julio de 2003 en Sierra de Tapalpa y Río Tuxcacuesco, en la Colonia Las Águilas.

Ante la embestida del Cártel del Golfo, a Los Valencia no les quedó de otra más que buscar apoyo… y refugio.

En Jalisco, el Cártel del Milenio halló el cobijo del Cártel de Sinaloa, a través del capo Ignacio «Nacho» Coronel, compadre de Joaquín «El Chapo» Guzmán.

Con esta alianza, una nueva narcohistoria se desenvolvería en el Estado de Jalisco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *