El 2024 será decisivo para el alfarismo en Jalisco, ya que el grupo político que encabeza el actual Gobernador Enrique Alfaro se jugará su sobrevivencia.

La nueva configuración política que resulte de los comicios de ese año definirá si la corriente mantiene su fortaleza actual o si sufre alguna merma por la pérdida de posiciones de poder.

El alfarismo comenzó a gestarse desde el año 2003 en Tlajomulco de Zúñiga, aunque no tuvo fuerza sino hasta 2009, cuando ganó la Presidencia Municipal de dicho municipio con Alfaro como abanderado de la coalición PRD-PT-Convergencia.

De entonces a la fecha, dicha corriente ha ganado las elecciones en ese Municipio metropolitano cinco veces de forma consecutiva: con el propio Alfaro, en 2009; Ismael del Toro, en 2012; Alberto Uribe, en 2015, y Salvador Zamora en dos ocasiones, en 2018 y su reelección en 2021.

Después de conquistar Tlajomulco en 2009, los alfaristas pusieron la mira en el máximo cargo de elección popular en el Estado: el Gobierno de Jalisco.

Con Alfaro como candidato a Gobernador en el 2012, este grupo político intentó ascender a la Gubernatura desde la plataforma de Movimiento Ciudadano (MC), también conocido como partido naranja, pero la elección la ganó el priista Jorge Aristóteles Sandoval.

Aunque no consiguieron la meta que se propusieron, los alfaristas vía MC lograron tres objetivos: posicionarse como la segunda fuerza política en el Estado -desplazando al PAN al tercer lugar después de haber gobernado Jalisco durante tres sexenios-; ser el partido que obtuvo más votos para la Gubernatura en la Zona Metropolitana de Guadalajara -la coalición PRI-PVEM ganó la contienda en el resto del Estado-, y tener representación en el Congreso del Estado por primera vez en la historia.

Esa bancada, en la 60 Legislatura, la conformaron los diputados Clemente Castañeda, Fabiola Loya, Verónica Delgadillo, Salvador Zamora y Julio Nelson García.

Después se adhirieron a la fracción los diputados Ricardo Rodríguez, Víctor Sánchez y Alberto Esquer, quienes llegaron al Poder Legislativo a través del Partido Acción Nacional, mientras que Julio Nelson se declaró independiente.

En 2015, Alfaro y su grupo se reposicionaron y ganaron la Presidencia Municipal de Guadalajara y, en 2018, en un segundo intento por llegar al Gobierno de Jalisco, obtuvieron el triunfo en las urnas.

La llegada de MC al Gobierno del Estado provocó una nueva reconfiguración política, ya que Morena se adjudicó el segundo lugar, quedando relegados los partidos tradicionales en el Estado: PAN y PRI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.