La gestión de Jorge Aristóteles Sandoval como Gobernador comenzó el 1 de marzo de 2013, tiempo en el que el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) comenzaba su ascenso.

De acuerdo con reportes federales y estudios de organizaciones internacionales, en ese momento la organización delictiva había terminado una guerra con el grupo denominado La Resistencia, y enfrentaba otras disputas con grupos de otros estados como el Cártel de Sinaloa, Los Zetas y Los Caballeros Templarios.

Apenas nueve días después de iniciar el mandato de Sandoval, el recién nombrado Secretario de Turismo, Jesús Gallegos, fue asesinado en Colinas de San Javier, en Guadalajara.

Por el caso hubo nueve detenidos y, según la Fiscalía del Estado, el crimen estuvo ligado con disputas de cárteles.

«Lo que ellos nos dicen es que sus jefes les comentan que Jesús Gallegos estaba de alguna forma apoyando económicamente a un cártel rival y que por eso tenía que ser privado de la vida», aseguró el 14 de mayo de 2013 el entonces Fiscal Luis Carlos Nájera.

La gestión de Sandoval se vio marcada entonces por el ascenso del CJNG y su desafío a las autoridades.

Otra de sus huellas más notables fue la del 1 de mayo de 2015, cuando el grupo derribó un helicóptero de autoridades federales en Villa Purificación y desató 39 narcobloqueos en el Estado.

Para entonces el CJNG era el cártel hegemónico en la Entidad, así como en Colima, Aguascalientes, Guanajuato y San Luis Potosí, de acuerdo con el estudio «Mexico Violence Resource Project», de la Universidad de San Diego, Estados Unidos, basado en fuentes gubernamentales y expertos en seguridad.

Otro desafío se registró el 21 de mayo de 2018, cuando la misma agrupación atentó contra Nájera, ahora en su papel de Secretario del Trabajo.

El funcionario tuvo sólo lesiones en una mano, pero ese día también hubo bloqueos. El bebé Tadeo y su madre Elizabeth fallecieron como consecuencia de la quema de un camión en Zapopan.

Tras una persecución, fueron capturados y condenados a 105 años de prisión cinco de los autores del atentado, quienes dijeron ser integrantes de los «Deltas», un grupo de élite dentro del CJNG que provenía de Puerto Vallarta.

Meses antes, el 7 de marzo de 2018, Sandoval reconoció que Jalisco vivía una disputa entre dos bandos criminales, y que la violencia se agravaría.

«Vienen días complicados, no les miento, la ola de violencia no se va a terminar, lo que sí podemos y estamos obligados y lo que vamos a hacer es contener, dejar la piel en el esfuerzo de impedir que esta crisis sacuda nuestra Entidad», comentó entonces.

El ex Mandatario fue asesinado de tres disparos la madrugada del viernes 18 de diciembre de 2020 en Puerto Vallarta.

La Policía local afirmó que llegó a tiempo a la escena del crimen, el entonces Comisario Misael López Muro dijo que acudieron al minuto del asesinato, pero no explicó por qué los empleados consiguieron limpiar la escena del crimen.

El mando municipal fue dado de baja luego de que MURAL publicó que encabezaba la corporación sin tener los exámenes de control de confianza aprobados desde 2018; la Fiscalía de Jalisco no reportó la apertura de alguna investigación por omisiones de la Comisaría de Puerto Vallarta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.