Al igual que su padre el ex presidente municipal de Cihuatlán, el junior Armando Zúñiga Marin no se detiene en un solo partido político.

Luego de pasar al anecdotario político como un perdedor en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y ser señalado de ser un traidor en contra del ex candidato priista Julián López Jimenez, «pactando» con Movimiento Ciudadano y Fernando Martínez Guerrero, en el pasado proceso electoral Zúñiga Marin fue uno de los aspirantes a la candidatura de MORENA, a la presidencia municipal de Cihuatlán.

Sin ningún merito o trayectoria en MORENA, luego de haber colaborado y hacer un desorden en la delegación federal de SAGARPA con Javier Guizar, en Jalisco, el año pasado el junior-virrey político quizó pegarla como hombre de izquierda, como seguidor de Andrés Manuel López Obrador y la 4 Transformación, sacando provecho a sus relaciones con el Dr. Carlos Lomeli, entonces candidato a la gubernatura.

Armando Zúñiga Cárdenas quien luego de ser presidente municipal de Cihuatlán con la bandera del PRI, brincó al cargo de la dirección de prevención y readaptación social en un gobierno estatal del Partido Acción Nacional (PAN).

De un día para otro resultó aspirante a la precandidatura a diputado federal en MORENA. Renunció a sus aspiraciones de legislador en una especie de negociación para que su junior fuera el candidato a la presidencia municipal de Cihuatlán, pero al final, disculpen la comparación, se quedó sin ninguna candidatura.

Armando Zúñiga Marin al no verse favorecido con la candidatura, se alejó de MORENA y la campaña de su candidata Lourdes Zavala Cárdenas, al grado que durante meses no se le vio en los cihuatlanes.

Al finalizar el año ya estaba cobrando como jefe de administración en la coordinación de administración y finanzas del Congreso del Estado de Jalisco, cargo al que llegó avalado por el Partido Movimiento Ciudadano.

En los últimos meses, su mensaje político fue cambiando de la 4 Transformación y López Obrador a ser un promotor del gobernador Enrique Alfaro y la bancada naranja.

Que no le asombre si desde el 2022 rumbo al 2024, el joven político hace «negociaciones» con otro partído político como el Partido Verde Ecologista de México, para tratar de impulsar una candidatura a presidente municipal en Cihuatlán, porque ya debió darse cuenta que es detestado y lo marca la ignominia del pueblo cihuatlense al grado que su sueño egolatra de ser presidente municipal esta evidentemente truncado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.