Mientras en el municipio jalisciense de Cihuatlán un regidor y su grupo buscan «errores» en el rastro municipal, en Ciudad Hidalgo, Michoacán, la vigilia de cuaresma del 2022 llegó antes de tiempo.

Los habitantes del municipio michoacano se quedaron sin carne roja y pollo por más de un mes, debido a una disputa entre el Cártel de Los Correa y una célula del Cártel Jalisco Nueva Generación llamada “Grupo X”.

“Cerramos por causa de la inseguridad. Nos llegó un comunicado para que no vendiéramos nada. Ahorita nos dejaron trabajar, pero no sé si pueda volver a pasar”, cuenta Óscar Mañón, un vendedor de pollo del mercado Emiliano Zapata.

Los productos de res y puerco comenzaron a faltar después del 29 de enero, cuando un comando atacó el rastro municipal y asesinó a cinco trabajadores.

De acuerdo con el alcalde del municipio, José Luis Téllez, las carnicerías y pollerías bajaron sus cortinas debido a las amenazas de ambos grupos. “Nos decían que unas personas llegaban a cobrarles cuota. Y les decían que si no les pagaban les iban a quemar a las carnicerías. Y a la vez, estaba otro grupo que les decían que no querían que pagaran cuotas. Que si llegaban a pagar, los iban a agredir también”.

El cierre de las carnicerías y pollerías no sólo generó escasez de carne. También afectó el empleo, disminuyó los ingresos de cientos de familias y provocó un nerviosismo entre muchos comerciantes que perdura hasta ahora.

Un habitante de Ciudad Hidalgo, que prefirió permanecer en el anonimato por seguridad, calcula que la cifra de carnicerías cerradas llegó al centenar y medio. “Aquí viven alrededor de 120 mil habitantes que están abastecidos más o menos por 150-160 carnicerías. Y cada carnicería tiene entre tres y cuatro trabajadores. Yo lo percibí como 400 familias sin sustento económico”, cuenta con una expresión nerviosa en su cara y sin dejar de mover la pierna debajo de la mesa.

El presidente municipal detalló que para poder reabrir los negocios cerrados fue necesario implementar un operativo con Policía estatal, Guardia Nacional y hasta drones de vigilancia.

Sin embargo, también admitió que Ciudad Hidalgo vive una crisis de inseguridad, pero aún bajo control. “Estamos en una situación grave. Y necesitamos todo el apoyo para evitar que la seguridad se nos salga de control en algún momento”.

El municipio de Ciudad Hidalgo es uno de los destinos turísticos más importantes del oriente de Michoacán y centro de operaciones del cártel de Los Correa.

Los primeros reportes de su disputa con el grupo de Nemesio Oseguera Cervantes aparecieron en noviembre de 2021, cuando los restos de siete taxistas fueron abandonados en un automóvil con un mensaje en el que se amenazada a Daniel Correa, alias El Tigre, supuesto líder del grupo criminal.

El 28 de marzo, la batalla entre ambos grupos criminales provocó el multihomicidio con más víctimas en los meses recientes.

Un grupo armado de Los Correa asesinó a 20 personas en un palenque del municipio de Zinapécuaro, ubicado a unos 60 kilómetros de Ciudad Hidalgo.

Según fuentes federales, el objetivo era un líder regional del CJNG identificado como William Rivera, El Barbas.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre enero y febrero de 2022 se han registrado 19 homicidios dolosos en Ciudad Hidalgo.

Esta cifra representa el 67 por ciento de todos los casos de este delito reportados por la dependencia durante 2021, cuando se registraron 28 casos. En medio de esta guerra librada entre bosques, lagos y turismo, los carniceros y polleros de Ciudad Hidalgo volvieron a sus actividades, pero sin saber si la inseguridad volverá a cerrarles sus negocios.

“Se ven cosas que nunca se habían visto aquí. Y nunca se sabe cuando a uno le puede llegar a pasar algo”, cuenta Ernesto Escobar, mientras corta pedazos de filete en su carnicería del Mercado Emiliano Zapata, ubicada a uno 100 metros del Palacio Municipal.

Mientras tanto en el municipio de Cihuatlán decenas de carniceros realizan sus actividades cotidianas sin temor alguno, sin la preocupación de estar pagando cuotas o ser extorsionados, ignorando los señalamientos del regidor crítico que ha alertado a la población sobre carne contaminada.

Cihuatlán es considerado un bastión del Jalisco Nueva Generación, que mantiene la zona costera bajo control, evitando la injerencia de otro cártel de la delincuencia organizada que venga a extorsionar o secuestrar comerciantes y personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.