En la zona urbana de Colima-Villa de Alvarez decenas de negocios, principalmente restaurantes y expendios de comida, han decidido cerrar temporalmente o reducir sus horarios, ante las jornadas violentas provocadas por la narco guerra.

Empresarios colimenses han tomado estas acciones para prevenir más hechos delictivos o agresiones a su personal.

La psicosis social en la capital colimense tambien se refleja en bajas ventas en el sector restaurantero, en horarios vespertinos-nocturnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.