Al uso de drones bombarderos, el Cártel Jalisco Nueva Generación agregó ahora a su arsenal explosivos terrestres improvisados similares a los utilizados por la resistencia islámica durante las guerras en Irak y Afganistán, con los que busca atacar convoyes del Ejército en Michoacán.

Tan solo en un día, soldados mexicanos tuvieron que desactivar 12 minas artesanales en Tepalcatepec, luego de que un vehículo Sandcat fuera casi destruido por un artefacto similar el sábado pasado.

MILENIO obtuvo imágenes de uno de los explosivos, que fue colocado al lado de una carretera por la que transitan vehículos militares y el cual tuvo que ser desactivado mediante una explosión controlada.

Fuentes de seguridad consultadas detallaron que los cilindros contienen pólvora y fierro de dos milímetros de grosor que hace las veces de esquirlas, además de una pila y dos conectores con cables. Se activan al contacto.

El explosivo que detonó el sábado inhabilitó por completo un Sandcat del Ejército y solo por su blindaje se evitó que los soldados que se encontraban en su interior resultaran fuertemente heridos.

Había sido camuflajeado con tierra, para evitar que los conductores del vehículo notaran su presencia.

La táctica de emplear explosivos en carreteras fue hecha célebre durante la invasión de Estados Unidos a Irak, a principios de siglo, cuando la insurgencia iraquí aprovechó miles de obuses de artillería para atacar vehículos militares estadunidenses, convirtiéndose en uno de los principales peligros para las tropas de la coalición.

En Michoacán, la potencia de los explosivos es notablemente menor, pero aún así es notable.

MILENIO pudo presenciar la destrucción de una media docena por parte de elementos del Ejército desplegados en la zona de conflicto, en donde las explosiones eran audibles a más de 3 kilómetros de distancia.

El uso de minas se suma al de drones que cargan explosivos y que desde hace un año han complicado la operación del Ejército y la Policía Estatal, llegando incluso a varias bajas por ataques aéreos.

Autoridades consultadas admitieron que, sospechan, hay un asesor técnico que está apoyando al CJNG en la adaptación de nuevas tecnologías en la zona de batalla.

Especialistas destacaron los paralelismos entre la táctica empleada por el CJNG y la insurgencia iraquí, Al Qaeda y el Talibán como una ejemplo claro de guerra asimétrica. “Recordar qué le pasó al ejército estadounidense, la mayor potencia militar, cuando entró a Irak, cuando decían ganamos la guerra, ya no tenemos ningún enemigo visible, los insurgentes comenzaron a adaptarse, a generar nuevas tácticas y generaron estas minas y utilizar a la población para contraatacar.

¿Qué es lo que está pasando en Michoacán? La adaptación de tecnologías muy baratas para frenar la presencia militar en la región”, explicó al respecto Daniel Castillo Santander, especialista en narcotráfico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Subrayó que fabricar una mina terrestre es barato y poco complicado, dado que no necesita de amplia experiencia técnica. “¿Qué es lo que generas? No tanto el impacto, de digamos ‘destruí tres coches’, sino el impacto psicológico de terror que genera un dron que cae usando dinamita o que, literalmente, le pegas a un edificio en la madrugada como están haciendo en Michoacán o poner minas en el camino.

Estamos hablando de que están adaptando una táctica”, dijo.

El Departamento de Seguridad Interior advierte que los Dispositivos Explosivos Improvisados pueden ser fabricados con materiales comúnmente disponibles, como fertilizantes, pólvora y peróxido de hidrógeno.

Las bombas de tubo como las encontradas en Michoacán, de acuerdo con las autoridades estadunidenses, pueden llegar a tener una capacidad explosiva de al menos 2.2 kilogramos lo que necesita una distancia de evacuación de hasta 366 metros para ponerse a salvo en una explosión al aire libre.

En el lugar, terminaron calcinados dos narcotanques presuntamente utilizados por el CJNG, donde también se encontraron los cuerpos calcinados de varios sicarios.

Las autoridades encontraron en el monstruo, cientos de balas, cargadores de decenas de tiros útiles, ropas camufladas, granadas y demás objetos bélicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.