Durante la situación que prevalece en el estado colimense, con esto ya suman 35 homicidios durante los primeros ocho días de abril. La violencia esta imparable.

La narco guerra entre cárteles ha exhibido la ineficacia de las policías locales y estatales, que se ven rebasadas y en la necesidad de apoyarse con fuerzas federales.

Pese a la presencia de miles de efectivos federales, no cesan los asesinatos y hechos delictivos.

No hay fecha segura para que el nuevo infierno en Colima se apague.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.