Jalisco va perdiendo la batalla contra el consumo de una de las drogas sintéticas más dañinas.

En 11 años, la metanfetamina o el «crystal» pasó de estar en los últimos lugares a ser la sustancia más consumida, y también la de mayor impacto entre las personas que buscan tratamiento contra su adicción, señalan los estudios del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de las Adicciones (Sisvea).

Los números del más reciente estudio de Sisvea publicado en junio -con datos de 2021- exponen que es la primera vez desde que se tiene registro que las metanfetaminas son la droga más consumida entre quienes reciben atención especializada contra las adicciones.

Históricamente, era el alcohol el que ocupaba ese lugar. En 2020, por ejemplo, en total fueron atendidas por problemas de adicciones 7 mil 70 personas en Jalisco; de ellas, el 72.2 por ciento dijo que lo que más consumía eran bebidas embriagantes.

Esto cambió por primera vez en 2021. De las 6 mil 430 atenciones, el 74.2 por ciento -4 mil 771- aseguró que lo que más consumía era «crystal».

Para dimensionar el problema, en los resultados presentados en 2010, atendieron a 10 mil 211, y de ellos, mil 488, el 14.5 por ciento de los atendidos, aseguró que lo que más consumía era esta droga sintética.

El consumo de «crystal» no ha parado de crecer desde entonces. En 2016 rebasó también al alcohol como la droga de mayor impacto, es decir, la que llevó a las personas a buscar un tratamiento para desintoxicarse.

En el estudio de 2010, el 4 por ciento de los atendidos tocó fondo con el «crystal»; en 2016, cuando rebasó al alcohol, el porcentaje era el 36.4 por ciento; en 2021 fue el 62.6 por ciento.

El Sisvea también consulta a los pacientes sobre la primera droga que consumieron. Esta sigue siendo el alcohol, pero las metanfetaminas han ido escalando, pasaron de ser la primera para el 0.5 por ciento de los pacientes en 2010, a ser la primera para el 11.4 por ciento en 2021.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ha advertido que parte del aumento en el consumo de las drogas sintéticas en el mundo está ligado con el precio al que se ofrecen.

Fuentes policiales detallaron que, en la Ciudad, un paquete de «crystal» puede costar entre 150 y 300 pesos, aunque también han detectado dosis más pequeñas a entre 30 y 50 pesos.

MDMA o éxtasis, «tachas» y el «crystal» son parte del grupo de drogas conocidas como metanfetaminas.

En su composición han encontrado aditivos para gasolina, litio y veneno para ratas.

Entre sus efectos secundarios están hipertensión, náuseas, visión borrosa, escalofríos y aumentos en la temperatura.

A largo plazo puede generar delirios de persecución, comportamiento violento y alucinaciones visuales y auditivas.

Mezclada con otras drogas, los daños se potencian.

Fuente: Comisión Nacional contra las Adicciones, y autoridades de EU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.