Catón, en su colaboración editorial del día 30 de junio publicada nacionalmente describe así la política.

“Política es un arte del carajo / que a mi modo de ver tan sólo estriba / en besarles el culo a los de arriba / y darles por el culo a los de abajo».

El prestigiado y experimentado editorialista siguió con todo. “Esa lapidaria redondilla describe en modo contundente la forma en que los malos políticos corrompen la política, actividad que, dijo don Manuel Gómez Morin, político de excelencia, es «el camino más ancho de la caridad», la mayor forma de hacer el mayor bien al mayor número de personas.

Mucho daño hizo Nicolás Maquiavelo cuando en su funesto opúsculo llamado El Príncipe sostuvo que la política es ajena a la ética, y que la bondad o maldad de una acción dependen sólo de si ayuda o no al príncipe a ganar el poder y retenerlo.

Al avieso florentino se debe la noción de la «razón de Estado», que las más de las veces es nefasta sinrazón.

Por eso anduvieron atinados los ingleses cuando bautizaron al demonio con el nombre de «Old Nick», en alusión a Maquiavelo.

Los malos políticos, los politicastros, no dudan en llegar a los peores extremos con tal de sacar adelante sus propósitos”.

O sea, hablando en plata pura: “El fin justifica los medios”… y para pronto me acorde de lo que dijo la morenista regidora Lourdes Zavala en una sesión pública del Ayuntamiento de Cihuatlán, libremente y sin tapujos ante sus compañeros ediles: “ya dieron hasta las nalgas…” al referirse aquellos que aprobaron reformas al pacto fiscal de Jalisco.

Con esa expresión de la de MORENA no faltaron los “shakiros” ofendidos que esta vez si pelaron los ojos (no que estaban ciegos) cuando escucharon (sordos) y más de alguno en vez de lanzar llanto abrió su boca ferozmente (no que estaban mudos) para expresar su desconcierto por esas palabras.

¡Imaginen nomás! Si la regidora les hubiese mencionado la palabra, culo…

Foto de Pedro Silva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.