Agentes de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) decomisaron tres costales con peso de 120 kilogramos, los cuales contenían carbón antracita contaminados con cocaína procedente de Colombia.

De acuerdo con el reporte oficial, el aseguramiento fue en el Recinto Portuario de Manzanillo, Colima, tras revisiones a un contenedor que fue embarcado desde Buena Ventura, en el país sudamericano.

La Semar no especificó la fecha del aseguramiento, salvo que ocurrió en días pasados por elementos de la Sexta Región Naval en coordinación con la Agencia Nacional de Aduanas de México y la Fiscalía General de la República (FGR).

Este método usado por la delincuencia organizada, consistente en contaminar intencionalmente un producto lícito, con fines de ocultamiento de la sustancia ilícita, buscando que ésta pase desapercibida por las autoridades, para conseguir llegar a su público objetivo.

En mes y medio de 2022, las autoridades mexicanas han decomisado más de 26 toneladas de drogas que son fabricadas o atraviesan el país con destino al principal mercado de los cárteles en Estados Unidos.

De acuerdo con cifras del gobierno federal, en los primeros 20 días del año apenas se habían asegurado mil 901 kilogramos de narcóticos, pero desde entonces hasta el reciente 20 de febrero se acumularon 24 mil 584 kilos más de metanfetaminas, marihuana, cocaína, heroína y fentanilo.

A esos aseguramientos en el combate al narcotráfico se suman mil 590 vehículos terrestres puestos a disposición de autoridades ministeriales; así como 770 armas de fuego, 842 mil 927 dólares, 5 millones 708 mil 515 pesos, cuatro embarcaciones y tres aeronaves. Todo en 52 días del año.

Apenas la semana pasada, la Marina interceptó lanchas entre Sinaloa y Baja California Sur, donde decomisaron más de tres toneladas de cocaína y más de cinco mil litros de combustible, junto con el arresto de seis presuntos delincuentes.

De acuerdo con el reporte de la dependencia, los aseguramientos fueron en tres acciones diferentes el 14 y 15 de febrero recientes con apoyos de la segunda, cuarta y sexta región navales, en coordinación con la Fiscalía General de la República (FGR).

El golpe de mayor relevancia contra el narco fue hace tres días, cuando una unidad aérea de la Marina detectó una embarcación con tres motores fuera de borda y tres tripulantes, quienes se desplazaban a 125 kilómetros de Cabo San Lucas.

De inmediato, dos aeronaves más y una Patrulla Interceptora acudieron al noroeste de Mazatlán, donde localizaron 3 mil cuatro kilos y medio (3,004.4558) de clorhidrato de cocaína con etiquetas de un puma negro. Los supuestos criminales también llevaban seis bidones con 100 litros de combustible.

Ese mismo día, elementos de la Semar detectaron otra embarcación a 188 kilómetros de la misma costa sinaloense. Ese vehículo marino fue asegurado en la playa, donde personal de Infantería de Marina incautó aproximadamente 200 litros de combustible.

Previamente, el 14 de febrero, los agentes realizaron una persecución vía aérea y marítima a otra lancha con dos motores fuera de borda y tres tripulantes.

La intercepción se llevó a cabo a 168 kilómetros de Cabo San Lucas, sitio en que fue asegurada la embarcación con 107 bidones de combustible y 20 más vacíos. En total se contabilizaron 5 mil litros del hidrocarburo.

En los últimos reportes oficiales no se indica a qué grupos criminales se realizaron los aseguramientos ni en qué zonas hay mayores decomisos, pero informes previos de agencias estadounidenses, así como de la administración mexicana señalan que el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación son los traficantes más consolidados en el negocio criminal.

Pese a los grandes decomisos, los datos muestran que el narco no ha mermado sus actividades. El negocio de tráfico de estupefacientes continúa y decenas de miles mueren por sobredosis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.