En la sierra de Amula el día 1° de mayo del 2015 no se olvida. Ese día se enfrentaron fuerzas castrenses-federales y el Cártel Jalisco Nueva Generación en la región. La historia cambió para el gobierno y el narco.

Con el paso de los años han surgido respuestas sobre aquella jornada violenta que marcó la vida de «El Mencho», Nemesio Oseguera Cervantes, líder del poderoso cártel.

Medios nacionales han confirmado que «el ataque de los sicarios al helicóptero Cougar de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que dejó tres militares muertos, es la primera agresión del crimen organizado – por lo menos reconocida oficialmente – en la que se logra inhabilitar una aeronave del Ejército.

De acuerdo con la respuesta a la solicitud de transparencia 0000700182513, hasta diciembre del 2013 la Fuerza Aérea no tenía registro de alguna aeronave derribada “por disparos” en operaciones contra el narcotráfico.

Incluso, la Sedena negó que hubiera percances con cables metálicos colocados por criminales, como se rumoró en casos anteriores. En 2014 tampoco hubo reportes de ese tipo.

NO DERRIBOS DE HELICOPTEROS HASTA 2014

Pero el pasado 1 de mayo la Sedena reconoció oficialmente que su helicóptero Cougar matrícula 1009 (modelo EC725) fue alcanzado por disparos de arma de fuego, situación que obligó al aparato a “descender de emergencia” dejando un saldo hasta ahora confirmado de tres muertos y más de una decena de heridos.

Oficialmente el Ejército no ha detallado el estado final de la aeronave pero de acuerdo con el comisionado de Seguridad Monte Alejandro Rubido, los disparos destruyeron por lo menos el rotor trasero del helicóptero».

El enfrentamiento de las fuerzas especiales castrenses contra el CJNG fue en la zona de Los Achotes, en el municipio de Villa Purificación, el más antiguo de Jalisco, donde hasta antes de ese día, El Mencho paseaba como Pedro por su casa, resguardado por un jefe regional Leno Madrigal «El 20», posteriormente capturado y muerto en el penal Puente Grande.

El citado enfrentamiento provocó numerosos y violentos bloqueos carreteros principalmente en los estados de Jalisco y Colima, registrandose quema de vehículos y ataques a sucursales bancarias como ocurrió en la ciudad de Autlán de Navarro, uno de los bastiones del grupo delincuencial y donde también se construyó posteriormente una instalación para un batallón militar cerca de El Corcovado.

La guerra quedó declarada. Se reveló que: «Los ataques del 1 de mayo dejaron un saldo confirmado de tres militares y un agente de la policía de investigación muertos.

Con estos casos el Cártel de Jalisco acumula del 12 de mayo del 2004 a la fecha un balance letal: siete soldados, cinco policías federales de la División de Gendarmería, 15 policías estatales y un agente judicial asesinados en emboscadas y ataques de sus sicarios.

Por lo menos desde 2006 ningún grupo delictivo había causado en menos de un año ese número de bajas repartidas en cuatro corporaciones distintas. 

A lo anterior se suma más de una veintena de agentes lesionados. En comparación, del lado de los delincuentes solo se registraron cuatro personas abatidas.

Por si fuera poco hay tres elementos del Ejército mexicano que aún no han sido localizados luego del ataque a la aeronave y que se presume podrían haber perdido la vida. Con esos tres casos el número de bajas en las filas militares y policiales llegaría hasta 31.»

Continuará…

Texto y fotos: Pedro Silva / CANAL235

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.