MI OPINIÓN SOBRE EL MENSAJE “CONCILIADOR” DEL RECTOR DE LA UDEG

El Rector Ricardo Villanueva, hizo un llamado a la prudencia y al diálogo al Ejecutivo estatal, que encabeza el Gobernador, Enrique Alfaro… “no es el papel de boxeador el que debemos representar”, dijo Villanueva. Y casi dramatizando, propuso que si es necesario “olvidémonos de los 140 millones de pesos para el museo de ciencias”…

No dudo que el comentario del Rector sea de buena fe. Quizá hasta auténtico. Pero para ubicarnos un poco, creo que ya quedó claro que aquí no se trata de los 140 millones de pesos, sino del encontronazo entre dos corrientes políticas: por un lado el Grupo Político de la UdeG, y por el otro el grupo político del Gobernador.

El grupo político de la UdeG hace política con recursos públicos de la UdeG, paga los sueldos de sus operadores, de sus analistas de cabecera, financia la resistencia de sus intereses como grupo con recursos públicos; hace empresa con recursos públicos; en el combo de instancias que tiene para hacer valer su influencia política, todos sabemos, tiene al partido político Hagamos, y lo que queda del PRD, y todos esos asideros como la “autonomía universitaria” etc.

“Ya estamos hartos de las marchas”, he escuchado decir a más de un líder político universitario. Es decir, el valor universal que puede representar la figura del Rector es rehén, voluntaria o involuntariamente, de los intereses políticos del grupo de marras.

Como voluntaria o involuntariamente todos los agentes que se mueven en los ecosistemas políticos del grupo responden a sus intereses.

No se puede disasociar el llamado del Rector con el líder estatal de Hagamos o del PRD o de sus diputados o de sus pretensiones de abarcar más políticamente.

Toda esa carga trae atrás el Rector a la hora de sentarse de “buena fe” a dialogar con el Gobernador. Con todo respeto, pero en honor a la verdad…

* Bruno López, es director de EL RESPETABLE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.