El paso del «Mencho» del control territorial al electoral

Más allá de las conocidas actividades del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), las elecciones del pasado 6 de junio dejaron ver la influencia de este grupo del crimen organizado en la política mexicana.

Desde 2019 comenzó a difundirse que Nemesio Oseguera, mejor conocido como el “Mencho”, pretendía controlar Aguililla, tierra que lo vio nacer y bastión del narcotráfico para grupos como el Cártel del Milenio, el Cártel de los Valencia y los Caballeros Templario.

Como líder del CJNG, el “Mencho” tendría que enfrentarse a Los Viagras, organización que ocupaba el municipio, razón por la que comenzaría una cruenta batalla territorial que no está tan alejada de la esfera política.

Michoacán se volvió “un infierno de humo y metralla”, aseguró Héctor de Mauleón en El Universal, pues la guerra entre el CJNG y los grupos enemigos, que crearon Cárteles Unidos, elevó la tasa de homicidios hasta 50.4 por casa 100,000 habitantes.

Todo esto, según el periodista, se volvió “insostenible” unos meses antes de las elecciones. A principios de mayo, en Tierra Caliente dejaron una manta firmada por el “Mencho” que advertía el final del sufrimiento del pueblo. “No vine porque puedo, vine porque voy a quedarme”, se leía.

Desde 2019 comenzó a difundirse que Nemesio Oseguera, mejor conocido como el “Mencho”, pretendía controlar Aguililla

Para aquel entonces, la gente ya huía de la violencia, dejando detrás sus casa y bienes para evitar la muerte. El lugar se plagó de autobuses quemados, casquillos percudidos, fachadas destrozadas y zanjas para impedir el paso de los criminales.

Todo esto se detuvo misteriosamente poco antes de las elecciones. De Mauleón asegura que el “Mencho” se movía en municipios cercanos a Aguililla, pero su salud le impedía hacerlo con frecuencia. Además, se movilizaba con los cuatro círculos de seguridad que tiene a su alrededor y el grupo de operadores colombianos que siempre lo acompaña.

Más allá de eso, el periodista recordó que su colega, Raymundo Riva Palacio, informó que las autoridades dejaron ir al “Mencho” cuando lo detectaron en ese tiempo. Y, aunque no se confirmó esa información, la violencia se detuvo de repente en Michoacán, acompañada de un triunfo arrollado de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en los municipios de Tumbiscatío, Apatzingán, Tepalcatepec, Buenavista, Lázaro Cárdenas, Arteaga y La Huacana.

“Esto es lo que se ve al juntar todas las piezas: control territorial y control electoral”, escribió el columnista.

Durante la contienda, alrededor de 85 candidatos y candidatas fueron asesinados por el narcotráfico.

Los asesinatos de aspirantes a cargos públicos se volvieron una constante en México durante las elecciones. El crimen organizado logró perpetuarse e infiltrarse en las campañas electorales para disponer de las vidas de quienes buscaron entrar a la administración pública.

Durante la contienda, alrededor de 85 candidatos y candidatas fueron asesinados por el narcotráfico, según Etellek Consultores. Eso incluyendo a 32 personas cuyos homicidios se dieron antes del inicio las campañas y excluyendo a aquellos que han sido amenazados como Zudikey Rodríguez, candidata a la presidencia municipal de Valle de Bravo.

Desde el exterior, el clima electoral en México se pronosticaba como “una sangrienta temporada” o “las elecciones más sangrienta desde 2018″ en cuanto a asesinatos se refiere.

Otra de las escalofriantes cifras de este panorama fue expuesta por Integralia, una consultora mexicana que informó que tan solo de febrero a abril fueron asesinados 46 funcionarios electos, miembros de partidos políticos y/o candidatos, lo que representa un aumento del 44% con respecto a las elecciones realizadas en 2018.

Fuente: INFOBAE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *