SIN DECIR AGUAS, hoy tuvimos la visita de unos «planchaditos» en el valle agrícola de Cihuatlán, a las plataneras.

En compañía de la secretaria estatal de Desarrollo Rural, Lucia Camacho, llegaron el alcalde-platanero Jorge Salas y el diputado local Fernando Martínez, adentrandose unos pasos entre las plantas de banano.

¡Que bueno que se ensucien los zapatos! que recorran un campo dañado, años tras año, temporal tras temporal, por los desbordamientos del legendario Rio Marabasco, ese que con sus corrientadas de agua en veces recorre las tierras de la diosa Cihualcoatl o le da pal otro lado dandole en su madre a las tierras del rey Coliman.

Se nota que los «planchaditos» quieren hacer bien las cosas, apoyar al campo, porque ciertamente es una de las principales actividades económicas que sostienen a miles de cihuatlenses.

Pero desafortunadamente se acabó Papá Gobierno, el cabecita de algodón Andrés Manuel López Obrador se quedó cortito con la desaparición-transformación del FONDEN. El pelón de Alfaro no puede con el paquete.

El presidente y el diputado local no traen varita mágica ni tienen recurso suficiente para impulsar en serio el desarrollo agrícola en estas plataneras.

Los apoyos entregados hoy a damnificados, un doctor puede afirmar que son un mejoralito.

¿Cuantos años más tendrán que pasar para que la CONAGUA termine de fortalecer los bordos del Rio Marabasco? ¿Hasta que se les acabe el negocio?

¿Porque ya no se habla de la construcción de la presa El Naranjo?

¿A cuanto asciende la partida de apoyo al campo, del presupuesto de egresos 2022 del municipio de Cihuatlán?

Aquí le paramos, nos vemos en el temporal de huracanes, para más fotos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.