Hace poco tiempo en una entrevista con El Respetable, el Gobernador Enrique Alfaro reveló que había roto el diálogo con la UdeG y sus directivos porque querían negociar posiciones en el poder judicial y otras instancias autónomas.

La denuncia, periodísticamente súper relevante, no tuvo siquiera una mención en los medios de la UdeG, ni siquiera un párrafo en las columnas de sus analistas.

Es entendible: como escribí ayer, voluntaria o involuntariamente, ser un agente del ecosistema político del Grupo UdeG te hace rehén de sus intereses.

Por eso, ante el vacío de autocrítica, quisiera abonar a la discusión con algunos ángulos.

Así que aquí van cuatro entregas, breves, para no quitarles mucho tiempo, sobre este tema tan importante para Jalisco.

Ayer fue mi opinión sobre la carta del Rector; la segunda entrega, la de hoy, se titula “Son iguales Raúl Padilla (Grupo UdeG) y Enrique Alfaro (MC)? Mañana escribiré “Se va Alfaro y Padilla se queda? Y por último, les enviaré “Y después de Raúl qué?”…

Siempre con todo respeto, pero en honor a la verdad…

*Bruno López, es director de EL RESPETABLE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.