Hace un año, desde temprano empezó a circular en WhatsApp y en redes sociales el video de un hombre custodiado por al menos seis personas fuertemente armadas y con vestimenta camuflada.

«Mi nombre es Carlos Enrique Sánchez Martínez, alias ‘El Cholo’, originario de Guadalajara, Jalisco», decía el otrora líder del Cártel Nueva Plaza (CNP).

Este grupo criminal nació de una escisión con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) en 2017.

La principal versión apunta a que el 10 de marzo de ese año, «El Cholo» asesinó en Puerto Vallarta a una persona cercana a Nemesio Oseguera Cervantes, «El Mencho», líder del CJNG.

El CNP contaba desde entonces con el apoyo del Cártel de Sinaloa para apoderarse de la plaza de Jalisco.

Los crímenes de alto impacto se desataron a partir de ahí y entre ellos, por ejemplo, se cuentan los tres cadáveres que dejaron colgados en un puente vehicular en Periférico, cerca de Mariano Otero, el 8 de julio de 2017.

Ese año, en agosto, la Fiscalía comenzó a detectar fosas clandestinas dentro de domicilios, como las del Fraccionamiento Villa Fontana Aqua, en Tlajomulco, y la de la Colonia Santa Elena de la Cruz, en Guadalajara.

El 6 de marzo de 2018 las autoridades encontraron los cadáveres de ocho personas en una camioneta en la Colonia Morelos, en Guadalajara. Estaban desmembrados.

Con los cuerpos dejaron un mensaje contra «El Cholo», firmado con las siglas CJNG. No fue hasta entonces que se aceptó públicamente la narcopugna entre el CJNG y el CNP.

«Hay una pugna entre dos cárteles, efectivamente, hay pugna entre dos cárteles», tuvo que aceptar al día siguiente el entonces Fiscal, Raúl Sánchez Jiménez.

«Vienen días complicados, no les miento, la ola de violencia no se va a terminar», secundó posteriormente el ex Gobernador Aristóteles Sandoval.

También se le sumó la desaparición de los tres estudiantes de cine el 19 de marzo de 2018, que según la versión de las autoridades en ese entonces, perpetró el CJNG tras confundir a uno de ellos con un integrante del CNP.

Entre los delitos de alto impacto ligados con la disputa también está el tiroteo en el que un sicario de 17 años, presuntamente reclutado por el CNP, asesinó a uno de los fundadores del CJNG, Martín Arzola, alias «El 53», el 31 de julio de 2019.

En el video que circuló el 18 de marzo de 2021, «El Cholo» empezó a narrar todas las cosas que supuestamente había hecho en la Ciudad, para «calentar» la plaza. Confesó asesinatos, fosas, la masacre de Jauja y presuntos apoyos de autoridades locales y federales.

«Ustedes, muchachos, los pocos o muchos que sean los que queden apoyándome, déjense de cosas y dedíquense a la familia mejor, vean cómo acabé yo», aseguró en el video.

Horas más tarde, como si se tratara de un terrible guion enfocado en causar terror, también se difundieron fotografías del rostro del hombre.

Una persona lo toma del cabello y «El Cholo» aprieta los dientes.

Después, al mediodía y en el Centro de Tlaquepaque, el cuerpo del capo fue dejado en una banca. Estaba envuelto en bolsas y tenía mensajes clavados con cuchillos en el pecho y las piernas.

Quienes lo dejaron, presuntamente miembros del CJNG, escaparon sin tener algún obstáculo. Pese a las cámaras cercanas, no se ha detenido a nadie por el crimen.

Con el asesinato de «El Cholo» se pensó que llegaría un clima de paz en la entidad.

De acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo, de abril de 2020 a febrero de 2021 hubo 2 mil 365 víctimas de asesinato en Jalisco. De abril de 2021 a febrero de 2022 hubo 2 mil 23 víctimas.

Pese a que hubo un leve decremento desde el asesinato del capo del CNP, el clima de violencia continúa en el Estado.

El Mencho y el CJNG no perdonan la traición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.