La Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transporte en Jalisco informó que abrió a la circulación vehicular la carretera Guadalajara-Barra de Navidad, tras verse afectada por una falla de talud que ocasionó un derrumbe de gran magnitud en septiembre pasado; esto a la altura del kilómetro 243+500, entre las poblaciones de La Huerta y Cihuatlán.

El talud que falló tiene una altura estimada de 107 metros y el material de derrumbe afectó una longitud de 180 metros sobre la superficie de rodamiento del trago federal.

En el lugar se realizaron estudios y trabajos técnicos especializados para retirar de forma segura rocas de gran magnitud y material inestable o suelto, que implicaba un alto riesgo durante la ejecución de los trabajos.

Se retiró volumen de material rocoso que se encontraba en el talud y en la cinta asfáltica, de aproximadamente 120 mil metros cúbicos, lo que equivale a unos 8 mil 571 camiones de volteo.

La dependencia informó que para estabilizar la falla y eliminar riesgo de nuevo derrumbe construyeron ocho bermas o escalones a todo lo alto del talud. Para ello fue necesario construir un camino para subir a la parte más alta por dónde entró la maquinaria y equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.