Entre situaciones de opacidad e irregularidades administrativas, al asumir el cargo de presidente municipal Jorge Salas Chávez utilizó la «aplanadora naranja» conformada por regidores del Partido Movimiento Ciudadano, para solicitar un prestamo de $7 millones de pesos, endeudando a la municipalidad, desde un inicio.

Casi seis meses después, el novato alcalde y la tesorera Silvia Cervantes, no han informado al pleno del Ayuntamiento de Cihuatlán, sobre la situación en que recibieron la administración, sobre el proceso de entrega recepción del gobierno local.

En la última sesión de cabildo del Ayuntamiento, trascendió que la comuna debe más de $2 millones de pesos a proveedores, desde la anterior administración encabezada por el actual diputado local Fernando Martínez Guerrero.

El regidor Feliciano Aguirre García ha comentado sobre el tema: «Y la partida de los 7 millones que se pido por adelantado?, para resolver el problema de los últimos meses de año y del aguinaldo 2021.

Más deudas dejadas en la pasada administración…corresponden ahora al mes de Septiembre del 2021, último mes de la pasada administración, dejo adeudos por 2´283,667 (dos millones doscientos ochenta y tres mil con seiscientos sesenta y siete pesos)

Recordemos, que la administración saliente aprobó el recurso de todo el año, por lo que habría un faltante millonario en erario público de nuestro municipio», señaló en sus redes sociales.

Foto de archivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.