En los primeros 100 días como presidente municipal Jorge Salas Chávez ha tolerado una ofensiva de cobros excesivos en contra de los ciudadados de Cihuatlán.

La última «cobranza» que realizan abusivamente la tesorera Silvia Cervantes en contubernio con el director de padrón y licencias Armando Villaseñor es condicionar el otorgamiento de licencias municipales exigiendo el pago de recolección de basura, aparte de pagar agua potable, drenaje y alcantarillado, además del impuesto catastral.

Ante la creciente inconformidad social en contra del Gobierno Ciudadano que encabeza Jorge Salas, el regidor Feliciano Aguirre García levantó la voz y manifiesta textualmente:

«Sobre el nuevo impuesto para recolectar la basura a los negocios y comercios (de todos los giros), obligando al contribuyente si no amenazan con no dar la licencia.

El día de ayer un amigo que conoce mucho de política y de ayuntamientos me señalo con argumentos que es un abuso el cobro de más impuestos como el de la basura a comerciantes, además de que es sin sustento legal, ya que el reglamento municipal que citan es el creado para los tianguistas para obligarlos a mantener limpia su área y recolectar su basura.

Me comenta con toda razón que un comerciante fijo paga impuestos sobre el valor agregado bimestral, además de que se pagan más impuestos por luz, teléfono, gasolina y otros productos.

Todo estos impuestos van a parar la secretaria de hacienda (SCH) y este a su vez a través de la federación regresa a nuestro municipio 70’000,000 (setenta millones de pesos al año), para que nos proporciones servicios básicos como la recolección de basura.

El gobierno municipal es opaco en el gasto de dinero público del pueblo además de que estamos en plena crisis ocasionada por la pandemia.

Hemos visto con impotencia como llegan de mendigos al ayuntamiento y salen como ricos, unos ganando cantidades bajas de dinero y construyen casas, compran maquinaria ranchos y terrenos, o se salen con grandes constructoras.

Los empresarios locales que a base de esfuerzo y trabajo arduo, saben por experiencia propia que en nuestro México no se puede progresar tan rápido como lo hacen los compinches que se acercan al municipio y van a saquear el ayuntamiento.

¿En que se estaba pensando, estos funcionarios cuando se decidió cobrar más impuestos o elevarlos en nuestro municipio, afectando a los ciudadanos?, esto sin combatir la corrupción que impera dentro de este».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.