Hace poco más de un año Fabian González Escobar dejó el estado de Chiapas iniciando un viaje a los límites de los estados de Jalisco y Colima, en busca de mejores oportunidades de vida.

Llegó a la zona de Cihuatlán iniciando a trabajar en el valle agrícola. Desde hace un mes, laboraba en una plantación bananera contratado por Adolfo «Fito» Daruich, hasta que fue atacado por un cocodrilo en la zona de El Sosoma, donde laboraba.

Tras su rescate fue trasladado por la unidad municipal de protección civil al hospital comunitario de Cihuatlán donde debido a la gravedad de su caso fue «canalizado» a un nosocomio de Manzanillo, siendo dado de alta de ayer y trasladado por sus propios medios a una humilde vivienda en la cabecera municipal.

Por el rumbo de la subida al antiguo basurero, en Los Coyotes, ahi habita el jornalero agrícola que se encuentra desconcertado sobre su futuro, sin seguridad social, sin trabajo, sin el apoyo de su empleador y las autoridades.

En la humilde vivienda con bardas de madera, ubicada en una pronunciada ladera del pauperrimo barrio popular, Fabian habla sobre lo ocurrido en la platanera y el ataque del cocodrilo… «Estaba trabajando cuando fui atacado por ese gran cocodrilo… Pocos creen que le amarre el hocico con la pita… Gracias a Dios, al día siguiente me encontraron».

Al ser cuestionado sobre los apoyos que le ha brindado el patrón, el jornalero agrícola señaló que su empleador nunca le comunicó que estaba afiliado al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y que después del incidente le dio $4500 pesos diciendole que ya no era responsable, sin garantizarle su trabajo.

«No tuve un sueldo bien definido, las primeras dos semanas me pagó $1500 pesos y después me daba $2500 cada semana… No tenia seguro social» reveló Fabian, acompañado de otro jornalero agrícola y el regidor Feliciano Aguirre García.

«El día que me rescataron, luego de pasar toda la noche tirado en la platanera, me dieron $2500 pesos, era un miercoles y al lunes me siguiente me dió $2000 pesos diciendome «de aqui para delante te toca a ti».

Y así fue, al jornalero agrícola y su familia le tocó enfrentar solos la burocracia e indolencia de las autoridades, sin explicarse como en el hospital comunitario de Cihuatlán su director Omar Assael Barrera Rios y la trabajadora social Annel Yareni Manzo Camacho no actuaron para favorecerlo siendo evidentemente una persona desprotegida, dando sospechas de discriminación social y la ineptitud como servidores públicos del Estado de Jalisco.

El patrón «Fito» Daruich tambien se desapareció, se hizo ojo de hormiga. «Me sentia agobiado, estaba asustado, el dinero no me alcanzaba y el patrón no me contestaba el teléfono. Le marque durante tres días, hasta que entendí que no querian saber de mi, no queria hacerse responsable…»

-¿Y el trabajo en la platanera? -«Ay hombre, sino me contestaba, cree que vuelva a tener trabajo…»

Fabian González quien tiene 38 años esta en su domicilio, postrado en el rincón de una vivienda, recuperandose poco a poco de las lesiones que le provocó el cocodrilo.

«No puedo caminar, en estos momentos necesito unas muletas… yo quiero salir a trabajar porque tengo que enviar dinero a mis tres hijos a Chiapas, pero los doctores no me lo permiten y me van hacer un chequeo la próxima semana», añade.

El regidor Feliciano Aguirre intervinó lamentando la insesibilidad de las autoridades municipales de Cihuatlán, «creen que damos lata por dar, pero levantamos la voz para ayudar a la gente que las autoridades ignoran, de los más pobres».

Aseguró que no pudo comunicarse con el presidente municipal Jorge Salas ni con la presidenta del Sistema DIF Municipal Claudia Macias, «el secretario particular Efrain Corona me dijo que iba a buscar apoyo para unas muletas… después me dejó en visto, no resuelve nada».

Foto de Pedro Silva / CANAL235

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.