A las pocas semanas de haber llegado a la dirección de la Escuela Preparatoria Regional de Cihuatlán (EPRC) Julio Mendoza Torres comenzó a descararse protagonizando una serie de acciones que enturbiaron el clima político al interior de la comunidad universitaria, ya afectada por el desprestigio.

Ególatra y apoyando un proyecto político, por encima de los fines universitarios que tienen que ver con la educación, el nuevo director abandonó sus labores administrativas en la preparatoria trasladándose a la ciudad de Autlán de Navarro, la cabecera del Distrito 18, donde participó en una reunión del partido estatal Hagamos.

Con esta y otras acciones, Julio Mendoza Torres está ensuciando políticamente a la Escuela Preparatoria Regional de Cihuatlán (EPRC), al grado de cínicamente operar también para MORENA.

¿Quiere ser candidato a presidente municipal el director de la preparatoria? Esa es la pregunta de ciudadanos cihuatlenses.

A la fecha, el funcionario universitario no ha dicho que si, ni tampoco se ha descartado, sin embargo, en los sondeos y encuestas no figura, es un personaje que esta desarraigado del colectivo y sus apresuradas maniobras político-partidistas conjugadas con su arrogancia no le están redituando buenos puntos.

Si deberás quiere ser un buen director debería darse cuenta que la Escuela Preparatoria Regional de Cihuatlán necesita mejores directivos y profesores comprometidos con la educación, no con proyectos políticos-partidistas.

Como operadores políticos Julio Mendoza y sus incondicionales son una copia chafa de la famosa Carabina de Ambrosio, solamente provocan risas por su falta de congruencia y dignidad, arrastrándose de un partido político a otro.

Con el nuevo director la EPRC sufre un cochinero político. Van a seguir dando que hablar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.