En el informe de la asociación ganadera local de Cihuatlán se dieron cita autoridades civiles y militares, destacando la presencia del diputado federal del Distrito 18 de Jalisco, el priista Lupillo Fletes.

El ex alcalde reelecto de Tuxcacuesco llegó al evento y con su caracteristico comportamiento de hombre de campo, con humildad y decisión, saludó y se acerco a la gente, estableciendo contacto directo con las personas, ganandose su aprecio y respeto. En plata pura, Lupillo Fletes se bañó de pueblo.

El presidente municipal de Cihuatlán, Jorge Salas llegó a la ganadera acompañado de su escudero, el secretario particular «Payin» Corona, quien casi le roba los reflectores y ya es conocido como «el presidentito».

Parco, serio, cabizbajo, sin saludar de mano a las personas, atravesó rapidamente el alcalde de Movimiento Ciudadano rumbo al presidium, donde fue colocado en la misma posición del priista Juan Manuel Espinoza Grajeda, mientras el diputado federal estuvo al centro.

En los corrillos y entre ganaderos se asegura que Lupillo Fletes representa más al campo y su gente, que el mismo presidente municipal de Cihuatlán, de quien varios ganaderos cihuatlenses estan arrepentidos de haberlo apoyado en la pasada campaña.

«Nos equivocamos con Salas, nos lo vendieron como bueno… no nos sentimos bien representados como ganaderos de Cihuatlán, ni siquiera voltea a saludar….», exclamó un hombre de botas y sombrero.

Jorge Salas es uno de los presidentes municipales más impopulares de la historia de Cihuatlán, su triunfo electoral fue cuestionado y marcado por miles de votos en contra.

Sus primeros 100 días de gobierno fueron grises. Los ganaderos y ciudadanos nunca olvidaran que prefirió irse de vacaciones al extranjero mientras el municipio sufría una crisis de inseguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.