El movimiento que nació para ser diferente al resto de los partidos en México provocó un episodio masivo de “deja vu” que nos remontó a los más recalcitrantes tiempos del viejo régimen priísta.

Las elecciones internas de Morena para elegir consejeros nacionales rumbo al congreso de septiembre próximo, se caracterizaron por todo tipo de escándalos que incluyeron compra de votos, quema de urnas, violencia, presiones y acarreos, lo cual fue denunciado por destacados morenistas.

Lo curioso de todo es que hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador minimizó lo sucedido y utilizó el espacio de “La Mañanera” para elogiar el proceso —aunque siempre dice que no se mete en cosas partidistas— al considerar que hubo irregularidades apenas en 19 de 553 centros de votación.

El dirigente de Morena, Mario Delgado, acusó a “gente externa” de haber sido la responsable de los atropellos que fueron ampliamente difundidos en redes sociales.

Luego lanzó una serie de cifras que son imposibles de creer. Por ejemplo, aseguró que al proceso de este fin de semana convocó a tres millones de personas a las urnas de 300 distritos para elegir a tres mil consejeros del partido.

Sin embargo, esto significa que acudieron a los 534 centros de recepción —19 fueron cancelados— más de 5 mil 600 personas en promedio, lo que representa 702 votantes por cada hora y 11 electores por minuto.

En el éxtasis de esta danza de números, Delgado se atrevió a señalar que además de acudir a las urnas, los tres millones de personas que participaron en el proceso son ahora ya nuevos militantes de Morena.

Aprovechó para criticar al PAN, que como partido apenas tiene registrados 253 mil militantes, 20 mil más de los que el INE exige para tener registro, mientras que ellos en un fin de semana juntaron tres millones.

No obstante, el proceso de afiliación que presume el presidente nacional Mario Delgado no es del todo cierto.

De acuerdo con el Reglamento de Afiliación de Morena que está registrado ante las autoridades electorales, los ciudadanos que deseen afiliarse a ese instituto político deben llenar un formato aprobado por el Comité Ejecutivo Nacional con los datos generales del aspirante.

Para quienes sean militantes de otros partidos, deberán presentar una renuncia por escrito a dicha militancia y anexarla al formato de afiliación.

El artículo 16 del reglamento indica que la Secretaría de Organización deberá proporcionar a cada nuevo afiliado que ahora se llama “Protagonista del Cambio Verdadero”, una credencial que lo acredite como tal. Por cada credencial deberá haber un expediente digitalizado junto a la renuncia de otras militancias si fuera el caso.

El artículo 20 señala que para que la afiliación sea válida, debe incluir la firma en el formato o la huella digital. A partir de que se cumpla el trámite, el CEN tendrá 10 días naturales como máximo para ingresar los datos en el Sistema Electrónico de Registro Nacional de Afiliados de Morena (SIRENA).

Todo esto quiere decir que, en menos de un minuto, los nuevos Protagonistas del Cambio Verdadero votaron por el consejero, llenaron el formato de afiliación con todos sus datos generales incluida su CURP y firmaron su afiliación, por lo que el partido tendrá mucho trabajo capturando todos los expedientes y elaborando tres millones de credenciales.

Por cierto, el PAN, el partido que cuestiona Mario Delgado, tiene un mecanismo distinto de afiliación. Los aspirantes deben llenar un formulario y después recibir un folio con fecha y hora para tomar un taller de introducción.

Una vez que acredite el curso, y llenado el formato, debe presentarse en la oficina del comité municipal con credencial de elector y comprobante de domicilio, para recibir su credencial de militante y ser inscrito en el padrón nacional.

Proceso imposible de realizar en un fin de semana, mucho menos en un minuto.

(Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com).

Carlos Martínez Macías
martinezmcarlos@hotmail.com.

Foto ilustrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.