Tras la ruptura y cisma político en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) donde se impuso al ex alcalde Armando Zúñiga Cárdenas como candidato a la presidencia municipal, la suerte del ex tesorero Ismael González fue hechada.

Elecciones municipales de 2012

El ex priista, a quien le hicieron la vida imposible para no ser registrado como candidato a presidente municipal, tuvo la necesidad de utilizar las siglas del Partido de la Revolución Democrática (PRD) para competir en las urnas.

Los números no le dieron. El otrora partido azteca que llegó a representar una importante fuerza política en el municipio de Cihuatlán, reclamando el fraude electoral del priista Arturo Salas Hernández en contra del profesor Santos Martínez Valencia (1992), padre de quien fuera dos veces presidente y actual diputado local, Fernando Martínez Guerrero; simplemente no ganó las elecciones, tantO el PRD como el PRI (Armando Zúñiga Cárdenas) fueron derrotados en las urnas por un militar, el Teniente Veterinario Martín Ortiz Quintero, quien ha pasado a la historia como el primer alcalde de la alternancia partidista en Cihuatlán, proyectandose con el Partido Acción Nacional.

Fernando Martínez, Enrique Alfaro e Ismael González / Foto: Archivo de Pedro Silva V.

Tras la derrota como candidato perredista, Ismael González Piña comenzó a participar en un nuevo proyecto político impulsado por Enrique Alfaro, actual gobernandor de Jalisco, quien mantenia buena relación y sumaba a otro ex perredista, el ex regidor José Antonio Carrillo Leyva, que tambien soñaba con la presidencia municipal.

Al Movimiento Ciudadano fueron invitados varios personajes políticos que ya habían participado en la izquierda, incluso en el PAN y PRI, destacando el arribo de un joven abogado Fernando Martinez Guerrero y un politologo Heber Guerrero, hijo del ex vicepresidente municipal Luis Guerrero Mendoza, ex priista y fiel seguidor de González Piña.

Fernando Martínez e Ismael González, la mancuerna, los buenos acuerdos.

¿Quien iba a pensar el prodigioso futuro de Movimiento Ciudadano en Cihuatlán?

Cansado de las derrotas electoral Ismael González Piña decidió apoyar el impulso del joven Fernando Martínez Guerrero como candidato a presidente en el año 2015.

La historia es conocida. Al igual que en otros partidos, hubo traiciones y «aventuras políticas» que terminaron por limpiar y sanar la estructura naranja, tras el distanciamiento del soberbio licenciado en ciencias y políticas Heber Guerrero Ramírez, que llegó a sentirse un Che Guevara, el padre de la victoria de MC, haciendo el ridículo y mostrando su abusivo caracter al autopresentarse como coodinador especial del Ayuntamiento de Cihuatlán, nomás para empezar.

Ismael González y Fernando Martínez en campaña del 2021.

Amor con amor se paga. Las traiciones se pagan. La lealtad se premia. De esa forma a lo largo de una década, el ex emecista y «amigazo» de Fernando Martínez no tuvo más opción que salir a las calles a exhibirse como un coordinador fracasado en campañas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y MORENA, con Lupita López y Lourdes Zavala Cárdenas, tratando en vano de colocar a su esposa como regidora. Hoy, Heber Guerrero sufre las consecuencias de la traición, a pesar de la buena relación con el empresario constructor Luis Salas, el hermano incomodo del actual presidente de Cihuatlán.

En cambio, Ismael González tras dejar la regiduria y confirmarse el triunfo de Fernando Martínez continuó en el Ayuntamiento cobrando como oficial mayor administrativo durante dos trienios, en los que impulsó el proyecto de otro ex priista Jorge Eliseo Salas Chávez, quien llegó al Palacio de Juárez de «panzaso», con 20 votos de ventaja, enfrentando un conflicto post electoral y la mayor de todas las desgracias, sin el apoyo popular, con miles de votos en contra, por su manera de actuar y la «continuidad» del Movimiento Ciudadano.

Ismael González y el alcalde Jorge Salas / Foto: Archivo de Pedro Silva V.

Con la llegada del ex priista Jorge Salas a la presidencia municipal, el Partido Movimiento Ciudadano ya enfrentó una primera manifestación pacífica en su contra, el pasado 8 de Marzo, exhibiendose el abuso de poder y violando garantias individuales marcadas por el revanchismo político y el deseo de venganza en contra de quien pudo haber arrebatado la presidencia municipal, el joven Polo Pelayo Flores, con el naciente partido estatal Hagamos, un proyecto del Grupo Universidad en Jalisco.

El paso de Jorge Salas por la presidencia municipal ha sido titubeante. Con aciertos y errores. Perjudicando claramente a Movimiento Ciudadano donde hay militantes y simpatizantes agraviados luego que el nuevo alcalde esta decidido ha premiar las traiciones y halagos, siendo el caso mas ilustrativo el del ex priista Efraín Corona Vargas, que formó parte del tristemente celebre Ayuntamiento de Cihuatlán encabezado por Jesús Enrique Morett Mendoza, quien fue incoado en un juicio político, tras señalamientos de corrupción y abuso de poder.

Ahora como secretario partícular, «El Payin» es un personaje querido y odiado en los dos pisos del palacio, donde su mejor trabajo es hablarle al oido a Jorge Salas y expandir veneno político y rumores. Esta claro que el priista traicionero no quiere lo mejor para Movimiento Ciudadano, contribuyendo a cavar su tumba política con miras a la elección del 2024.

¿Cual es el futuro político de Movimiento Ciudadano en Cihuatlán? ¿Que hay detrás de una década? Abundaremos.

Fernando Martínez y su grupo político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.