Narco Remesas III

Volantín, “carrusel” o “pitufeo” dicen que le llaman a la estrategia de envío y cobro fraccionado de grandes cantidades de dólares de origen ilícito y que las autoridades mexicanas cuentan alegremente como parte de las remesas.

Para no despertar sospechas de las autoridades de Estados Unidos –aunque ya lo ha investigado la DEA- algunos traficantes se coluden con comercios con sistemas de envío de dinero, les dejan grandes cantidades de dinero para que las manden fraccionadas, de a poquito, en cantidades distintas y a nombre de personas que no acudieron a solicitar el servicio o que no existen.

Acá, donde las cifras las presumen alegremente en Palacio Nacional, algunos grupos delictivos ofrecen pagar comisión a quienes se presten a cobrar con su identificación las supuestas remesas que les llegan de Estados Unidos sin tener parientes allá.

Ya hemos comentado lo inusual del repunte en las remesas desde el segundo semestre del 2020 y hasta la fecha, de las “minifortunas” que estarían recibiendo algunas personas con estos envíos, así como el aumento en el envío promedio el cual subió poco más de un 11% tan solo de enero pasado a septiembre según fuentes oficiales.

Si revisamos otro indicador, las operaciones de envíos de dólares a México también han tenido un repunte espectacular.

De acuerdo con el Banco de México hasta antes de febrero de este año la cantidad no superaba 10 millones de operaciones mensuales, solo hubo una excepción en 2019, pero la tendencia era inferior a los 10 millones.

Sin embargo, a partir de marzo de este año la cantidad ha ido en aumento al alcanzar hasta 12.3 millones en mayo y 12.2 millones de operaciones en agosto, es decir, más de dos millones de envíos más mensuales.

Todo esto evidencia la gran dispersión que están teniendo las remesas, posiblemente causada sí en gran medida por la reactivación de la economía estadounidense que ha reducido la tasa de desempleo de los migrantes mexicanos a niveles 4.7 por ciento en el segundo trimestre del año, pero también es una dispersión singular que serviría de manto protector para algunos envíos de dólares de origen sospechoso. ¿Aún creemos que son para presumir?

https://www.milenio.com/opinion/celso-marino/francotirador/narco-remesas-iii

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *