«Narcoterrorismo» en ataques con drones en Michoacán

Michoacán no cuenta con la infraestructura ni la tecnología para hacer frente a los ataques de drones y aeronaves no tripuladas con explosivos que siguen empleando grupos delincuenciales en contra de la población y las instituciones de seguridad pública, principalmente en las regiones de conflicto de esta entidad, como lo son Tierra Caliente y la Sierra Costa.

Luego de los atentados en el municipio de Tepalcatepec, en donde una bodega fue reducida a cenizas por una explosión de un dron operado por grupos delictivos, la respuesta del Gobierno de Michoacán fue asegurar que iniciará una estrategia para contener el fenómeno, que se ha enmarcado ya en el concepto de narcoterrorismo.

El gobernador Alfredo Ramírez Bedolla explicó a la opinión pública que se revisarán las estrategias a desplegar con la Guardia Nacional y la Policía Michoacán, así como los alcances desde los esquemas más locales.

Refirió que se ha detectado que, además del uso de explosivos en los drones, las aeronaves no tripuladas se están empleando para el espionaje de las instituciones de seguridad publica destacamentados en la región e incluso para observar los ataques de otros grupos delictivos con los que se disputan los territorios.

“Estamos informados de lo ocurrido en Tepalcatepec. Ahí quienes están, y ustedes mismo lo escucharon al frente de la estrategia de seguridad pública, son los grupos criminales”, dijo.

“Sabemos de la situación en Tepalcatepec y también del otro lado que, es Jilotlán de los Dolores. Ya lo hemos dicho, Michoacán no es una isla, hay otro territorio, otro estado en la frontera y hoy veíamos con el secretario (de Seguridad Pública) el tema de los drones que están siendo usados como arma, para poder vigilar a las instalaciones de seguridad pública y estamos diseñando una estrategia contra los drones. Desafortunadamente, Michoacán no tiene los instrumentos especializados para atender y enfrentar drones, tenemos que adquirirlos”.

Mientras el gobierno federal celebraba los avances en cuanto al control de los grupos delincuenciales, en la región de la Sierra Costa del estado se celebró que el cártel dio permiso a los miles de desplazados de regresar a las viviendas de las que fueron despojados desde hace 4 meses por los efectos de la violencia.

El observatorio Regional de Seguridad Humana de Apatzingán ha recibido testimonios fiables sobre ataques perpetrados por grupos criminales contra población civil de las comunidades de Loma Blanca, El Bejuco, Plaza Vieja y Carapuato en la zona de Tierra Caliente, que se encuentra actualmente en disputa territorial entre Cárteles Unidos y el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *