Dicen que amor con amor se paga. El Partido Acción Nacional (PAN) que conforman los Herrera, Manrique, García y otras familias saben perfectamente de nepotismo, aviadores y chapulineo político, de los fracasos y derrotas electorales.

En los tiempos del priista Armando Zúñiga Cárdenas cuando era regidor panista el Dr. Juan Manuel AragónMorales, uno de los destacados panistas, prácticamente cobraba como aviador en la nómina municipal, se trata del sanchesco y campirano Arturo García López, quien luego fuera dirigente del PAN-Cihuatlán, regidor y funcionario público.

Pasaron los años y en el tercer trienio del Partido Acción Nacional (PAN), Jesús “El Tata” Huerta Aguilar, uno de los presidentes municipales más tristemente recordados por sus errores y excesos como gobernante, fue asesorado por el ex priista Armando Zúñiga Marín, hijo del polemico ex alcalde Zúñiga Cárdenas.

Su caso en el gobierno panista fue escandaloso y sirvió para que “El Tata” fuera exhibido en el pago de asesoramientos para emprender acciones de “terrorismo fiscal” contra contribuyentes del catastro y agua potable, principalmente, en el afán de recabar más y más dinero, sin rendir cuentas apegados a la legalidad y transparencia.

La Auditoria Superior del Estado de Jalisco al revisar la cuenta pública del Ayuntamiento de Cihuatlán correspondiente al mes de enero del 2015 detectaron el cobro de $39,347.11 pesos por parte del ex asesor presidencial Armando Zúñiga Marín, que habría presentado su renuncia en el mes de noviembre del 2014 y cobró un finiquito el día 21 de enero del 2015, sin apegarse a la legalidad.

Las autoridades encargadas de aplicar la Ley de Fiscalización Superior y Auditoría Pública del Estado de Jalisco y sus Municipios exigieron al presidente Jesús Huerta Aguilar y la tesorera María Guadalupe Plascencia Barajas justificar el pago del asesor presidencial luego de exhibirles violaciones claras a la Ley del Gobierno y Administración Pública Municipal, la Ley de Hacienda Municipal y la misma Ley de Fiscalización.

En una jugada de tintes políticos en la que se involucró a regidores de la oposición, en una sesión extraordinaria del Ayuntamiento de Cihuatlán celebrada el día 17 de Junio del año 2015, a unos meses de concluir su gestión el panista Jesús “El Tata” Aguilar Huerta, fue aprobado el finiquito del coordinador de gabinete y proyectos generales, Armando Zúñiga Marín, casi siete meses después de su renuncia voluntario y el cobro.

El 30 de noviembre, de acuerdo a la nómina del gobierno de Cihuatlán, el asesor del presidente cobró la cantidad de $12,075 pesos como sueldo base. Luego fue relevado por Raúl Reynoso Domínguez quien cobraba hasta $14,332.50 pesos quincenalmente mientras regidores como Ismael González Piña cobraban $12,252.60 pesos en el año 2015.

Hay evidencia de nepotismo político en el gobierno panista avalado por el asesor presidencial y regidores de todos los partidos.

El Partido Acción Nacional (PAN) perdió las elecciones ante Fernando Martínez Guerrero, de Movimiento Ciudadano, quien para ganar hizo un pacto con reconocidos priistas y “chapulines” que traicionaron al candidato priista Julián López Jiménez, entre ellos, el ex asesor presidencial Zúñiga Marín, muy identificado con “La Licenciada” Lupita López que junto a su padre el ex alcalde Armando Zúñiga Cárdenas perdieron durante más de una década las elecciones locales que contribuyeron a la gran derrota del PRI el año pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.