Con todo, con sueños guajiros, proyectos personales y de partido político llegó el nuevo director de la Escuela Preparatoria Regional de Cihuatlán.

Llegando y enseñando el cobre, el colmillo político y lo mismo de siempre. El direc ya se dio el lujito de abandonar su oficina y sus oficinas para salir a otro municipio a hacer política partidista.

¿No que no? Ese activismo partidista y protagonismo político ya le causaron problemas al novato director que pese a su experiencia en el CUCSUR y su paso por el PRI y otras organizaciones no ha aprendido la lección histórica de Cihuatlán, cuando la preparatoria fue utilizada por Arturo Salas y un grupo de profesores para fines políticos-electorales provocando uno de los más grandes conflictos sociales.

Abundaremos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.