«Hace algunos años un dueño de parcela, ingeniero bien preparado, hijo de familias reconocidas aqui en la cabecera municipal, arriesgo su vida para salvar a sus empleados.

El patrón al ver que dos de sus empleados se intoxicaron, se metió de inmediato logrando rescatar a uno, quedando también intoxicado en coma por varias semanas.

La familia se hizo cargo de todos los gastos médicos de los empleado y el hijo.

En aquel caso lamentablemente perdió un trabajador la vida, pero el patrón se responsabilizó de todo.

Hoy ese patrón sigue aquí en el pueblo, le va bien, cuida a su gente, se ganó el respeto de todos tanto de trabajadores como de sus compañeros productores.

El puede salir y ver a las personas con dignidad, por que reconoce el esfuerzo de la gente del campo.

Ser humilde engrandece a las persona y solo se gana el respeto, cosa contraria sucede cuando no se respeta el esfuerzo de un trabajador, se contamina el alma, te alejas de los valores humanos, convirtiéndose en seres de pocos principios, pero si actuas con dolo, con maldad ante los mas vulnerables….entonce aquel ser se habrá convertido en un ser miserable».

  • Feliciano Aguirre García, regidor del Ayuntamiento de Cihuatlán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.