El 4 de marzo se conmemoró el 93 aniversario de la fundación del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y los neo priistas del municipio de Cihuatlán no tuvieron nada que festejar.

La dirigencia municipal «secuestrada» por la ex emecista Cristhy Vigil y el camaleonico Marco Vejar, de la mano de Juan Manuel «El Pescado» Espinoza Grajeda y el abogado Alberto Araiza Mendez, dirigente del sector popular, nomas no dan una.

A militantes y simpatizantes del PRI en Cihuatlán ya no les asusta observar como día a día un grupusculo de personajes arribistas, sin reconocida trayectoria, se han apropiado de la estructura directiva del partido, para satisfacer sus proyectos personales.

¿O acaso la ex candidata a regidora del Partido Movimiento Ciudadano, al llegar a la presidencia del PRI, no le brincó a la regiduria? ¿O el fracasado coordinador de campaña Marco Vejar no se mueve por una regiduria priista en el 2024? ¿Y el ex presidente Espinoza Grajeda no querra una regiduria para su esposa? ¿Y el dirigente de la CNOP, Beto Araiza, no quiere una regiduria o un empleo?

Han pasado más de seis meses de la gran derrota del PRI en Cihuatlán, en la que perdieron hasta la regiduria y les quedó demostrado a ese grupo de nuevos priistas «arribistas» y «soberbios» que juntaba más gente un perro en la calle, que ellos mismos, con la candidatura de Elias Luna, a quien tan pronto se le vio derrotado, se le acabo el amor por la playera roja.

Asi como quieren ganar los priistas en el 2024 con dirigentes alejados de la sociedad, de sus militantes y simpatizantes, que no tienen siquiera la gracia de ganar «likes» en un perfil de la red social Facebook.

A Cristhian Vigil, Juan Espinoza, Beto Araiza y Marco Vejar, esta claro que pocos los siguen. Nadie les cree que quieren al PRI, lo que quieren es sobresalir y beneficiarse personalmente. Desde ahi, el PRI-Cihuatlán esta perdido.

Es necesaria una reorganización política en el PRI-Cihuatlán, que asuman la dirigencia verdaderos priistas dispuestos a trabajar con los principios del partido y no los proyectos personales o de grupo, para entonces si, tener motivos que festejar con la recuperación de espacios en el gobierno local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.