El comité directivo municipal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene dirigentes «desmemoriados» que no solo han olvidado su historia partidista, tambien a sus ideologos y líderes.

De noche paso el aniversario luctuoso de Don Jesús Reyes Heroles y también el del ex candidato presidencial Luis Donaldo Colosio Murrieta.

No hubo acto oficial, ni una veladora o corona de flores le obsequiaron, como tampoco apareció Juan Manuel «El Fish» Espinoza rasgandose las vestiduras, ni hubo movimientos en la Fundación Colosio.

En el PRI-Cihuatlán no hay dirigente municipal, ni de sectores ni organizaciones que le apueste a su partido político que tras la peor derrota electoral en su historia local, permanece alejado de la sociedad y causas sociales.

Los militantes y simpatizantes del PRI lamentan tener una dirigencia en manos de personajes ligados a la oposición partidista, «chapulines políticos» de la talla de la dirigente Cristy Vigil y el ex coordinador de campaña Marco Vejar, ligados al Partido Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza.

El comité directivo no se atreve a convocar a una sesión del consejo político municipal donde seguramente saldrán a la luz pública los errores de campaña, la soberbia y traiciones políticas, pero sobre su incapacidad para dirigir con rumbo y éxito un partido, un buen proyecto político.

A pocos meses que se cumpla un año de la peor derrota electoral del PRI-Cihuatlán, los dirigentes priistas no han recuperado la dignidad ni la memoria, no representan a los militantes y simpatizantes, son insensibles a las causas sociales y lo peor de todos, ya «socializan» con miras a figurar en la planilla del proceso 2024.

Al excandidato Luna, no lo han vuelto a mirar, se le acabó el amor por la política y su pueblo.

Lo feo, en todo esto, que no tengan memoria ni identificación con el Revolucionario Institucional.

Foto de archivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.