El regidor del partido estatal Hagamos, Polo Pelayo, no es muy participativo en las sesiones de cabildo del Ayuntamiento; el pasado 17 de diciembre, ocupó asesores especiales para realizar una serie de pronunciamientos.

Tras cobrar sus quincenas y aguinaldo, el joven regidor se ausentó notoriamente de las redes sociales y prefiero hacer valer su derecho de guardar silencio en torno a la notoria ausencia del presidente municipal Jorge Salas, que desde el pasado 20 de diciembre no aparece en actos públicos en este municipio costero.

Tras casi dos semanas de ausencia presidencial, al regidor de Hagamos se le acabó su sentido crítico, ni siquiera realizó un pronunciamiento en torno al «lagunazo» que afectó a la comunidad de la Bahía de Navidad, donde radica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.