En el pasado proceso por la presidencia municipal de Cihuatlán, la «guerra electoral» fue entre los partidos Movimiento Ciudadano y Hagamos, un nuevo instituto político en Jalisco.

La «guerra sucia» en las elecciones locales de 2021 se concentró en las huestes que apoyaron la continuidad de Movimiento Ciudadano y su candidato Jorge Salas Chávez en el gobierno local y, por otra parte, en un joven ex panista apoyado por el Grupo Universidad y el naciente partido estatal, Polo Pelayo Flores.

En más de una ocasión, Hagamos y su gente proclamaron y festejaron el triunfo electoral. Pero los resultados oficiales retrasados daban el triunfo al emecista Jorge Salas.

El conflicto post electoral provocó incertidumbre durante semanas y meses, hasta que las autoridades electorales y los tribunales confirmaron el triunfo del Partido Movimiento Ciudadano, con una diferencia de 20 votos.

Las reacciones. El nuevo presidente municipal ni se la creia. Los ciudadanos y Hagamos se sintieron robados. Miles votaron en contra de Jorge Salas y Movimiento Ciudadano.

Jorge Salas realmente llegó a la presidencia municipal, severamente cuestionado por la opinión pública, con tufos políticos de espurio.

Polo Pelayo llegó a la regiduria, sin creerlo, decepcionado de la democracia, con los animos socavados por la experiencia en el proceso electoral.

Durante los primeros meses del nuevo gobierno local, las relaciones institucionales entre el presidente Jorge Salas y el regidor Polo Pelayo, no fueron precisamente un paseo por el cielo o luna de miel.

En una actitud revanchista y con poco respeto, el presidente asignó al joven regidor una serie de comisiones edilicias, dejandolo fuera de importantes comisiones que rigen el Ayuntamiento. No quiere regidores incomodos en torno al manejo del dinero, la obra pública ni la transparencia.

Por su parte, Polo Pelayo como regidor hizo equipo con ediles de MORENA y Fuerza x México, convirtiendose en un genuino contra peso político a las decisiones «aplanadoras» de Movimiento Ciudadano y abusos-omisiones del presidente municipal.

Con una relación distante, fría, transcurrieron los meses hasta que llegó el proceso para renovar a delegados y agentes municipales resurgiendo la «guerra electoral» entre Hagamos y Movimiento Ciudadano.

Los animos entre el presidente y el regidor se calentaron. El castigo que la comisión edilicia impuso a los tres amigos del regidor Polo Pelayo, evidenció el revanchismo político y abuso de poder por parte del alcalde Jorge Salas.

¿Se cobró Jorge Salas la denuncia que presentó Polo Pelayo sobre las elecciones constitucionales? ¿A que le tuvo miedo el presidente municipal? ¿Quien asesora al presidente?

Lo peor de la nueva guerra electoral fue protagonizada por el gobierno de Jorge Salas desde el poder. La historia ya es conocida. Se llevo a cabo la primer manifestacion pacifica que fue reprimida en el ingreso principal al palacio municipal, pero no pudo ser desinflada en redes sociales. Violaciones a derechos humanos, marcaron el gobierno de Movimiento Ciudadano.

«Terminó la elección para delegados y agentes municipales y quiero externar mi felicitación a los candidatos que resultaron triunfadores, así como a los demás candidatos, quienes hicieron su esfuerzo por encabezar proyectos para mejorar comunidades, pero especialmente quiero reconocer a aquellos aspirantes a quienes esta administración les negó su derecho a participar, quienes, seguro estoy, hubieran hecho un gran papel en beneficio de su comunidad.

Aprovecho también para señalar que esta administración que encabeza Jorge Salas no quizo a todas luces hacer las cosas bien, desde la publicación de una convocatoria incompleta con las reglas poco claras, los argumentos increibles para descalificar candidatos, el uso del poder de manera facciosa, etc.

Decirles que los regidores de oposición debatimos, argumentamos y dimos la pelea sin que logremos hacerlos entrar en razón.

Ante esto, hoy tuvimos una jornada que refleja fielmente que la población se ha cansado de esta forma de hacer política, la poca participación más las irregularidades en el proceso electoral da como resultado autoridades con poca calidad moral, que no representan a la mayoría de la población, al igual que la autoridad municipal, que parece gobierna para unos cuantos alejándose de las verdaderas necesidades de las mayorías.

Aún así, a esa mayoría que hoy su gobierno les da la espalda, les digo que seguiremos dando la cara por ustedes, que seguiré siendo la voz de ustedes, que seguiremos luchando desde adentro de la administración y en las colonias para que, juntos, tarde o temprano, hagamos un gobierno sensible que los represente», expresó el regidor Polo Pelayo, quien recientemente ha sido «encerrado» en la oficina presidencial, pero no ha escuchado el canto de los dragones y sirenas.

Polo Pelayo ya sabe que tiene enemigos en el palacio municipal, aparte del presidente, esta su secretario partícular, Efraín Corona Vargas, un ex priista que desde el periodo de Chuy Morett, tiene señalamientos de hostigamientos, incluso amenazas a un ex presidente municipal; un funcionario público, inflado, mareado de poder, que actualmente hace parte del trabajo sucio, para halagar a su jefe inmediato.

Esta definido que van a seguir dando que hablar en la guerra de poder que se vive en torno a la presidencia municipal de Cihuatlán. La carrera por el 2024 ya empezó.

Foto de Pedro Silva V

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.