Resurge «narcoguerra» en Tomatlán

Este jueves 22 al mediodía se registró una balacera en el municipio de Tomatlán, Jalisco, esto en el poblado de El Gargantillo, donde se reportaron dos personas fallecidas.

De acuerdo con lo informado por parte de elementos de la Policía municipal de Puerto Vallarta, recibieron al menos cuatro reportes en el centro de atención de llamadas de emergencia donde señalaban que en el poblado El Gargantillo se había enfrentado a balazos personas civiles armadas.

Este hecho violento provocó una intensa movilización de fuerzas federales, dirigiéndose al sitio elementos de la Guardia Nacional en coordinación con personal de la Marina y del Ejército Mexicano.

En el reporte señalaban que sujetos armados estaban disparando ante lo cual de inmediato elementos de la Policía municipal del municipio de Tomatlán se dirigieron al lugar donde pudieron percatarse de que había indicios, pero no había ninguna persona fallecida.

Más tarde se sabría que había dos personas sin vida, una en el rancho conocido como El Cheriff y otra en el rancho de Los López, por lo cual personal de la Fiscalía General del Estado de Jalisco se dirigieron al lugar para verificar sobre estos hechos.

En el lugar del enfrentamiento se concentraron personal de la Marina armada de México, de la Guardia Nacional, personal del Ejército Mexicano, así como de la Fiscalía y de la Policía Estatal quienes resguardaron la zona dando seguridad al agente del Ministerio Público que acudió al lugar para dar fe de los hechos.

Para entender la narcoguerra que se libra en Tomatlán, el periodista Agustin del Castillo publicó hace un par de años, textualmente:

“Es un ajuste de cuentas entre dos bandas delincuenciales, la dominante, que responde a Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, y su Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), y la de algunos propietarios de dudosa reputación que, de acuerdo a las versiones extraoficiales, pretenden vengar a la familia López, ligados al Cártel de Los Zetas, quienes no estarían extorsionando ni disputaban  plaza, sino se aparentemente se dedicaban a actividades productivas en La Trementina (rancho que originalmente habría sido propiedad del capo Rafael Caro Quintero y luego del famoso Osiel Cárdenas Guillén, fundador de la agrupación paramilitar), zona de Teocinte y Puentecillas, en la parte contigua a la presa Cajón de Peña…

«Intentemos explicar en breve la violencia desatada en Tomatlán: Cuando en noviembre del 2018 asesinaron al ex alcalde y diputado local en la fecha, Saúl Galindo Plazola, los sicarios iban por su primo Moisés El Moy Galindo Sahagún. Un mes antes, masacraron a una familia de Puentecillas, a ‘Los López’, ataque atribuido a El Moy, aparentemente por culparlos de enviar semanas atrás a las fuerzas armadas al rancho La Trementina suscitándose ahí una balacera con saldo de cuatro muertos, miembros del grupo del primo de Saúl Galindo», indica la columna de opinión.

«La historia pareciera un crucigrama, pero no lo es. El pasado martes 14 ocurrió una gresca que casi pasa inadvertida, pero fue la llama que revivió la violencia en Tomatlán y sus pueblos. Fue en Puentecillas y sus alrededores y otra vez se volvió a mencionar a Los López y a El Moy Galindo.

Las batallas de estos días serían la venganza de los López contra El Moy, quien se habría apoderado de los ranchos de los primeros, emporios creados por Caro Quintero y donde según el periodista Ricado Ravelo (Osiel, vida y tragedia de un capo, 2009), Cárdenas Guillén asumió el control en 1999 del Cártel del Golfo-Los Zetas.

Para el líder del CJNG, era importante expulsar a esos operadores de un cártel rival.

“A mediados de 1999, Osiel Cárdenas viaja a Tomatlán, Jalisco, y se instala en La Trementina. Uno de sus fastuosos ranchos. Lo acompañan Eduardo Costilla, Víctor Manuel Vázquez Mireles Arturo Decena y Paquito, su inseparable asistente personal”, cita a Ravelo el columnista vallartense.

El capo concibe la traición a su jefe Salvador El Chava Gómez, a quien asesina, añade Reveles.

Con el paso de los años, la finca se dedicará al trabajo “honrado” sin aparentemente entrar en conflicto, primero, con el cártel de Sinaloa, que opera Ignacio Coronel, y después, sus sucesores del CJNG.

Estos toman el control hace menos de una década, y determinan ir por el monopolio de la región”, señala Del Castillo. 

Foto de Archivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *