Continua la «narco guerra» en el estado de Colima, donde desde hace años se viven jornadas de violencia relacionadas con el narcotráfico y otros delitos de alto impacto.

Desde el año pasado, en los terrenos del Rey Coliman se venia librando enfrentamientos entre diversos grupos de delincuencia organizada que realizan operaciones de trasiego de droga en el puerto maritimo de Manzanillo.

El Cártel de Sinaloa anunció su llegada a Colima hace más de un año. La Nueva Familia Michoacana y Los Beltrán tambien disputan el territorio colimense, mientras el Cártel Jalisco Nueva Generación de Nemesio Oseguera mantiene el control en dicha entidad.

El nuevo capítulo, en esta narco guerra que ya ha colocado a Colima en los nada honrosos primeros lugares de ciudades violentas y asesinatos en el país, lo protagonizan precisamente el CJNG y ex aliados autodenominados el Cártel Independiente de Colima, apoyado presumiblemente por los sinaloenses.

En las últimas semanas se ha sembrado el terror y la psicosis social en la capital extendiendose la oleada de violencia a ciudades intermedias como Tecoman y la joya de la corona, el puerto de Manzanillo.

Han trascendido amenazas de muerte a la joven gobernadora Indira Vízcaino Silva, quien ha recibido el apoyo decidido del presidente Andrés Manuel López Obrador y las fuerzas federales.

La narco guerra ya estaba desde hace años, continúa y seguirá. No hay una fecha para que los colimenses vuelvan a gozar de la paz y tranquilidad social. El flagelo del narco esta enquistado en su sociedad y no muy fácil lo pueden librar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.