Los pobladores en las comunidades de José María Morelos y Chalacatepec, en Tomatlán, han sido beneficiados por las consecuencias del mega proyecto turístico de “Xala”, que se construye en la costa de ese municipio.

Fue conocido en sus inicios por haber sido apodado como “el nuevo Cancún” por el ex gobernador Emilio González Márquez, en referencia a que sería un desarrollo tan exitoso como el del Caribe, pero “bien hecho” ya que está planeado con una baja densidad, respeto al medio ambiente e involucrando a la población.

A decir verdad, de ejidatarios y habitantes, debido a la gran expectativa que genera el proyecto, Tomatlán ha sido objeto de atención por parte de las autoridades como nunca antes, así como recibido una determinada cantidad de turistas que han conocido el lugar por las noticias que se esparcen sobre su futuro.

Pero el primer gran beneficio que obtuvieron pobladores de Tomatlán, fue para los ejidatarios, quienes vendieron a la empresa RLD terrenos en los que hoy se ha trazado el proyecto que ya comienza su primera etapa de construcción.

Unas 1200 hectáreas fueron adquiridas por la firma a juntas ejidales legalmente conformadas, que acordaron precios de venta acorde a las tarifas del momento y los requerimientos de cada vendedor.

Fue en el año 2009 cuando concluyó dicha etapa de compra de terrenos ante los ejidatarios.

Como resultado, varias familias de este municipio se capitalizaron y muchas invirtieron en negocios particulares locales o en infraestructura agropecuaria en campos de siembra.

Otro asunto importante de mencionar es que la playa en Chalacatepec, con ocho kilómetros en forma de bahía, siempre ha sido un gran atractivo para los pobladores en Tomatlán, quienes acuden ahí los fines de semana para nadar y convivir.

Pero el acceso era posible para la mayoría solo fuera de la temporada de lluvias, pues con las precipitaciones y tormentas los caminos quedaban inaccesibles.

Pero desde que la empresa RLD realiza trabajos en el área, todo el año hay trabajos de mantenimiento que esta realiza para que los caminos sean transitables. Una acción que beneficia a todos los pobladores quienes acceden libremente a la playa en cualquier día del año.

También, en conjunto con la Junta Intermunicipal del Medio Ambiente de la Costa Sur, pescadores y ejidatarios, la firma lleva a cabo labores de restauración en el estero de Chalacatepec, sitio Ramsar protegido por la UNESCO.

Cuando Xala esté concluido, la playa seguirá siendo de acceso público, pero tendrá infraestructura de ingreso de primer nivel, que permitirá al turismo y a la población ingresar sin ningún problema.

Quienes también cotidianamente van son pobladores contratados por la empresa para trabajar en las obras, como trabajadores de construcción, guardias, cocineras, limpieza, transportistas, entre otros.

Empleos que han beneficiado la economía en las comunidades cercanas, cuyos problemas históricos han sido la falta de oportunidades laborales locales.

Cuando el complejo completo esté concluido, los mismos trabajadores tendrán la oportunidad de continuar manteniendo un empleo dentro del desarrollo ya en funciones, recibiendo capacitación para ejercer posiciones clave.

Además, habrá muchas más plazas, por lo que sus hijos podrán aspirar a obtener también un empleo en el sector turístico/hotelero, en lugar de buscarlo en Puerto Vallarta, algo que detendrá la migración por motivos laborales.

En la cabecera municipal, ha prosperado una pequeña, pero pionera industria hotelera, que antes solo hospedaba familiares de los habitantes locales que acudían de visita desde Puerto Vallarta.

Hoy en día, sin embargo, se benefician por la estadía de empleados y profesionistas implicados en las obras de Xala, así como de turistas que ya han leído las noticias sobre el tesoro escondido de playa que posee Chalacatepec, a raíz del importante eco que se genera en distintos portales de información y sitios especializados para viajeros.

Finalmente, producto de la longeva supervivencia del proyecto, que ahora está en obras activas, es que las autoridades han motivado proyectos de infraestructura pública para facilitar el acceso a Tomatlán, conscientes de la importancia turística que tendrá pronto este municipio.

Es así como a Chalacatepec también le espera la llegada de un aeropuerto con una pista de gran formato, que ya está concluida.

También un libramiento carretero de 4 carriles desde Puerto Vallarta, cuyas obras ya han generado una primera etapa. Recientemente, el gobierno de Jalisco también entregó una nueva carretera desde Talpa de Allende, que conecta con Llano Grande, en Tomatlán, que facilita el trayecto desde la alta sierra del estado a la región de la costa sur, donde justamente está Chalacatepec.

Gobiernos municipales y distintas autoridades estatales y federales, han estado al tanto del prominente futuro que le espera a Chalacatepec, y demostrando voluntad para facilitar que el nacimiento de su industria turística no se detenga ni se retrase.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.