Y sin ser gurú / La derrota del PRI

Pedro Silva V.

Desde hace más de una década me toca escribir sobre las derrotas electorales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el municipio de Cihuatlán.

En el 2012, no se olvida que el flamante coordinador de campaña Gerardo Peñaloza Vizcaíno, ex síndico de la polémica y novata administración de Chuy Morett, señaló que este medio de comunicación contribuía a la derrota de los priistas.

Vinieron del PRI-Jalisco unos emisarios. Ya estaba escrito y seguí escribiendo. Señalamiento más burdo e infantil para justificar la derrota de la candidata Lupita López, cuando el avecindado de Barra de Navidad no conocía las calles de la cabecera municipal cihuatlense. No conocía el terreno que estaba pisando ¿iba a conocer a los cihuatlenses en cuestiones de política?

Esa fue una. Les señalé que iban a perder las elecciones. Se encabronaron. Nada ganaron. Perdieron las elecciones con Lupita López. Gerardo Peñaloza desapareció de la vida política.

Años después, un día 1 de Febrero del 2018, antes que se zumbaran unos tamales con su atole, escribí que el PRI volvería a perder las elecciones.

¿Quién creen que era la candidata? Atinaron. Lupita López. Ni con sus burlas llenas de soberbia política ni el apoyo del gran líder social de Tlaquepaque, Don Alfredo Barba, los priistas vieron una. Perdieron.

El coordinador de campaña fue el camaleónico Heber Guerrero que se sentía dueño de la victoria de Fernando Martínez y protagonizó un berrinche personal, o cisma político, del cual debió arrepentirse y ahora más que el ex alcalde ganó la reelección y ostenta el cargo de diputado local con el Partido Movimiento Ciudadano.

Otro dolido y acerrimo crítico de mis notas fue Edgar Zúñiga, aquel jovencito simpático y regordete que caía bien pero metido a la política cihuatlense es repugnante y tiene que tragarse las derrotas que protagonizó Armando Zúñiga padre y otros escándalos de Armando Zúñiga hijo, conocido como «El Chacal de la SAGARPA».

A la fecha, quien fuera todo un junior priista ya no figura en el PRI y anduvo en MORENA.

De nada le sirvieron sus críticas y corajes cuando no logra entender que el PRI estaba perdido como su amiga Lupita López.

Y sin ser gurú, difícilmente Edgar Zúñiga logrará ser regidor en el Ayuntamiento de Cihuatlán porque sencillamente esta desarraigado socialmente. No vive en Cihuatlán. Tiene su vida en la capital.

En la pasada elección ni su padre, el ex alcalde priista se atrevió hacer una campaña pública como miembro de la planilla de MORENA con Lourdes Zavala. ¿Porqué? ¿Iban a perder votos?

Su hermano Armando Zúñiga Marín quiere ser presidente municipal. No logró la candidatura en MORENA y se le acabó el amor por Cihuatlán y su gente.

Después de perder como aspirante y estratega político se regresó rumbo a Guadalajara, a Tlajomulco de Zúñiga, mera coincidencia. ¿Lo veremos de vuelta en menos de 3 años? ¿Utilizara las miles de playeras que se quedaron en bodega?

Y sin ser gurú, ninguno de estos hermanos Zúñiga será presidente municipal de Cihuatlán.

Entiendan lo que decían a Arturo Salas en aquellas manifestaciones de 1992: “El pueblo no te quiere”. ¿Y a los Zúñiga Boys?

Ya no se burlen, que los burlados son otros. Ya no se enojen, porque no sacan ni para regiduría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *